TODO EL CONTENIDO MOSTRADO ES APTO PARA TODOS LOS PÚBLICOS.

NO EXISTE CINE Y PELÍCULAS CON VIOLENCIA

DE LA LITERATURA AL CINE (I): EL BEBÉ DE ROSEMARY DE ROMAN POLANSKI

El bebé de Rosemary

A principios de la década del sesenta la Paramount estaba al borde de la quiebra, y su director general de producción Robert Evans junto a su hombre de confianza se habían dedicado exhaustivamente a leer guiones, la gran mayoría rechazados por otros estudios, sin encontrar nada atractivo para producir, hasta que apareció Bill Castle, productor de películas de terror de serie B, con los escritos inéditos de la novela de intriga satánica del escritor estadounidense Ira Levin. La semilla del diablo se titulaba la novela y con un presupuesto de 1,9 millones de dólares para la realización de la película, el director se puso en la tarea de escribir el guión de El bebé de Rosemary en el que tardó aproximadamente tres semanas, guardando bastante fidelidad con la novela.

Cuando Bill Castle llevó los textos inéditos de la novela de Ira Levin a Robert Evans le pidió que comprara los derechos para El bebé de Rosemary aún antes de que Random House, la editorial del escritor, publicara la novela.


El argumento de El bebé de Rosemary trata sobre una mujer joven que después de instalarse en un edificio de Nueva York junto con su esposo actor, Guy, planea tener un bebé. Una pareja de vecinos se interesa por la carrera de Guy que comienza a despegar cuando obtiene un codiciado papel de un candidato rival que se ha quedado ciego. Extraños cantos satánicos que se escuchan a través de las paredes y el suicidio de una joven vecina del edificio, se suman al misterio que gira entorno a la extraña concepción del bebé de Rosemary. Cuando finalmente Rosemary consigue dar a luz, el malévolo doctor Sapirstein, le dice a Rosemary que su hijo ha muerto durante el parto, a pesar de que ella continúa escuchando su llanto en el piso contiguo. Después de confrontar a Guy y a los integrantes de la secta satánica, Rosemary encuentra a su bebé, quien aterrada por el aspecto de sus ojos y por la verdad sobre su concepción, termina aceptándolo como su hijo.

El papel protagónico de El bebé de Rosemary fue interpretado la actriz Mia Farrow de 22 años, con un perfil un poco alejado de la mujer robusta que Levin describe en su novela, dándole así al personaje un encanto particular. Para el papel de Guy, el esposo de Rosemary, Polanski optó por John Cassavetes, actor y director de cine, a quien había conocido en Londres. Para la escogencia de los actores secundarios, Polanski había realizado algunos dibujos que los productores los usaron como referencia para la búsqueda. Una serie de ancianas estrellas de Broadway como Ralph Bellamy, Sidney Blackmer y Ruth Gordon fueron convocadas para los papeles de los brujos. 

Dentro del equipo de producción fue clave la participación del compositor Krzysztof Komeda, con quien Polanski trabajó desde los inicios de su carrera de director, siendo esta su última colaboración en la obra del director. El diseño solemne y oscuro del interior del Edificio Dakota donde se desarrollan los hechos, fue recreado minuciosamente por Polanski y Richard Sylbert en un estudio de los Ángeles ya que no fue posible rodar dentro de la construcción original. El presupuesto de la película se terminó incrementando a 2,3 millones de dólares. Según los cálculos, durante los cuarenta años siguientes, recaudó 87 millones en ventas totales en Estados Unidos y la mitad de esta cifra en el resto del mundo. El estreno comercial de El bebé de Rosemary se llevó a cabo el 12 de junio de 1968, generando una gran conmoción, reflejada en las largas filas formadas en las entradas de las salas de cine de todo el mundo.

Para el papel de Guy Housewood en la película El bebé de Rosemary Robert Redford fue la primera opción y al rechazar el papel se pensó en Jack Nicholson, pero finalmente Polanski  eligió al actor y director de cine John Cassavetes.


Es innegable que tanto la novela como la película tuvieron un impacto considerable en la sociedad de aquel momento. La obra de Levin publicada un año antes del estreno de la película, logró situarse dentro del género de terror gótico que se popularizó en la década de los setenta. Gracias al éxito de la novela producciones cinematográficas posteriores tales como El exorcista y La profecía, se vieron influenciadas por la novela del escritor en donde la figura de Satán tomaba protagonismo dentro de la narración. Este hecho disgustó un poco al escritor ya que más allá de crear un protagonismo del diablo en su obra, lo que buscaba era reflejar era esa crisis moral y falta de fe en la que estaba sumergida la sociedad estadounidense.

COPYRIGHT © Erika Cortés./ Foto Por Cortesía: Fotolia
RED DE BLOGS "GRUPO LM"
Te invitamos a visitar:


Red de Blogs "GRUPO LM"

      POLÍTICA   FOTOS GRATIS    MEGA MOTOR

Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios:

Publicar un comentario

SEGUIR POR MAIL:

Hazte Seguidor

 
Copyright © 2013. ESTRENOS DE CINE Y CLÁSICOS | PELÍCULAS - All Rights Reserved
Web Propiedad de GRUPO LM
-->